Las Facturas de Cesopol en tu compu o celu
 
Ya está en funcionamiento la Factura Digital de Cesopol.

Por cambios en el sistema establecidos por el ERSEP, el Consejo de Administración informa que se mantienen dos sistemas de facturación:

- La factura papel tradicional que le llega a su domicilio.
- Y la Factura Digital, que puede descargar de www.oncativo.net.ar


 ¡Muy Importante!
 
Todas aquellas personas que no reciban la factura en su domicilio deben llegarse a la Cesopol para informarse y abonar
.

Compartimos con ustedes el video explicativo:


 Programa Conociendo Nuestra Cooperativa: Centro Educativo Fray Mamerto Esquiú
 
En el marco de los 65 años de Cesopol , alumnos y docentes de distintas escuelas realizaron diferentes producciones.

Collage de Cesopol realizado por los alumnos de Fray Mamerto Esquiú.

En este caso compartimos con ustedes los testimonios y el video de los alumnos del Centro Educativo Fray Mamerto Esquiú a quienes agradecemos profundamente su colaboración.



 Cesopol en Primera Persona: Mensajes de nuestros asociados
 
Continuamos con textos y mensajes que llegaron en el marco de los 65 años de Cesopol

65 años de Amistad, historias…
Por alguna calle de Oncativo, a la hora de la siesta, con solo siete años y seguramente en busca de alguna aventura, aquel niño se fracturó un pie al caerse del árbol al que quería treparse. Desesperado por su situación, al encontrarse solo y lejos de casa, rompió en llanto; cuando creía que nadie acudiría en su ayuda, apareció alguien que sin dar su nombre, trasladó al niño al Hospital más cercano y notificó a sus padres de lo acontecido, lo que tranquilizó al accidentado. El niño asombrado y agradecido, preguntó.. ¿quién eres tú? ¿Cómo te llamas? ¿Cómo viniste tan pronto a socorrerme? Sólo escuchó decir… no importa mi nombre ni de donde vengo, siempre estaré a tu lado cuando me necesites… y se marchó silencioso; días después lo visitó nuevamente, pero esta vez con un par de muletas para que pueda movilizarse sin inconvenientes.

Por su fractura no pudo concurrir a la escuela, resultado: algunas notas que entristecieron al niño y a sus padres, había que levantar los promedios, ¿cómo?, y recordó a aquel anónimo amigo quien le había dado su número de teléfono, lo llamó y fue atendido, una vez más éste, acudió en su ayuda acercándolo al centro de apoyo educativo donde recibió ayuda y pudo superar el mal momento.

Pasaron los años, el niño aquel, ahora adulto, tiene la necesidad de asistir a su madre, quien por una cirugía de urgencia, necesita varios dadores de sangre, difícil de conseguir por la premura del caso, otra vez aquel amigo anónimo solucionó su problema de inmediato y sin costo alguno. Nuevamente la incógnita… pero, ¿quién eres tú que a través del tiempo sigues a mi lado cuando más te necesito? Nuevamente el silencio fue la respuesta.

Los años hicieron de aquel niño, un anciano con necesidades de atenciones especiales en lo físico y espiritual. Fue tomado nuevamente de la mano por su infalible amigo y acercado a un hermoso lugar rodeado de tranquilidad, de amigos, de amor, donde le brindaron todas las atenciones que su edad requería y allí transcurren los últimos años de su vida, sin saber quién era su eterno servidor. ¿quién es?

Un día cuando el niño viejo sintió que sus días en este mundo llegaban a su fin, pidió a Dios, por última vez, por su anónimo amigo, y este otra vez, tomándolo de la mano… ¿Quién eres? ¿Porque siempre a mi lado? No quiero partir sin saber tu nombre, quiero darte las gracias…

Bueno amigo, te lo diré. Yo fui creado por el hombre para servir al hombre, para que de la mano de Dios, pueda curarte, educarte, comunicarte, prolongarte y hacer feliz tu vida y estar al lado de los tuyos cuando nos dejes, mi única preocupación fue siempre estar con la gente que tiene necesidades… Entonces el desconocido acercó su voz al oído del anciano y dulcemente le dijo… CESOPOL… me llamo CESOPOL…

Se dibujó una sonrisa de agradecimiento en los labios del abuelo, dijo GRACIAS, con su corazón que ya no latía, pero su mano y la de CESOPOL, siguieron solidariamente juntas hasta el último suspiro…

Hicimos Pasado.
Construimos presente.
Proyectamos futuro...en fin, 65 años de historia.

Jorge Fernando Sileoni.
Septiembre de 2018.